Mensaje del Papa por la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016

VATICANO, 28 Sep. 15 / 08:43 am (ACI).- «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mt 5,7)

Queridos jóvenes:
Hemos llegado ya a la última etapa de nuestra peregrinación a Cracovia, donde el próximo año, en el mes de julio, celebraremos juntos la XXXI Jornada Mundial de la Juventud. En nuestro largo y arduo camino nos guían las palabras de Jesús recogidas en el “sermón de la montaña”. Hemos iniciado este recorrido en 2014, meditando juntos sobre la primera de las Bienaventuranzas: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mt 5,3). Para el año 2015 el tema fue «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios» (Mt 5,8). En el año que tenemos por delante nos queremos dejar inspirar por las palabras: «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mt 5,7).

1. El Jubileo de la Misericordia
Con este tema la JMJ de Cracovia 2016 se inserta en el Año Santo de la Misericordia, convirtiéndose en un verdadero Jubileo de los Jóvenes a nivel mundial. No es la primera vez que un encuentro internacional de los jóvenes coincide con un Año jubilar. De hecho, fue durante el Año Santo de la Redención (1983/1984) que San Juan Pablo II convocó por primera vez a los jóvenes de todo el mundo para el Domingo de Ramos. Después fue durante el Gran Jubileo del Año 2000 en que más de dos millones de jóvenes de unos 165 países se reunieron en Roma para la XV Jornada Mundial de la Juventud. Como sucedió en estos dos casos precedentes, estoy seguro de que el Jubileo de los Jóvenes en Cracovia será uno de los momentos fuertes de este Año Santo.

Quizás alguno de ustedes se preguntará: ¿Qué es este Año jubilar que se celebra en la Iglesia? El texto bíblico del Levítico 25 nos ayuda a comprender lo que significa un “jubileo” para el pueblo de Israel: Cada cincuenta años los hebreos oían el son de la trompeta (jobel) que les convocaba (jobil) para celebrar un año santo, como tiempo de reconciliación (jobal) para todos. En este tiempo se debía recuperar una buena relación con Dios, con el prójimo y con lo creado, basada en la gratuidad. Por ello se promovía, entre otras cosas, la condonación de las deudas, una ayuda particular para quien se empobreció, la mejora de las relaciones entre las personas y la liberación de los esclavos.

Jesucristo vino para anunciar y llevar a cabo el tiempo perenne de la gracia del Señor, llevando a los pobres la buena noticia, la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos y la libertad a los oprimidos (cfr. Lc 4,18-19). En Él, especialmente en su Misterio Pascual, se cumple plenamente el sentido más profundo del jubileo. Cuando la Iglesia convoca un jubileo en el nombre de Cristo, estamos todos invitados a vivir un extraordinario tiempo de gracia. La Iglesia misma está llamada a ofrecer abundantemente signos de la presencia y cercanía de Dios, a despertar en los corazones la capacidad de fijarse en lo esencial. En particular, este Año Santo de la Misericordia «es el tiempo para que la Iglesia redescubra el sentido de la misión que el Señor le ha confiado el día de Pascua: ser signo e instrumento de la misericordia del Padre» (Homilía en las Primeras Vísperas del Domingo de la Divina Misericordia, 11 de abril de 2015).

2. Misericordiosos como el Padre
El lema de este Jubileo extraordinario es: «Misericordiosos como el Padre» (cfr. Misericordiae Vultus, 13), y con ello se entona el tema de la próxima JMJ. Intentemos por ello comprender mejor lo que significa la misericordia divina.

El Antiguo Testamento, para hablar de la misericordia, usa varios términos; los más significativos son los de hesed y rahamim. El primero, aplicado a Dios, expresa su incansable fidelidad a la Alianza con su pueblo, que Él ama y perdona eternamente. El segundo, rahamim, se puede traducir como “entrañas”, que nos recuerda en modo particular el seno materno y nos hace comprender el amor de Dios por su pueblo, como es el de una madre por su hijo. Así nos lo presenta el profeta Isaías: «¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!» (Is 49,15). Un amor de este tipo implica hacer espacio al otro dentro de uno, sentir, sufrir y alegrarse con el prójimo.

En el concepto bíblico de misericordia está incluido lo concreto de un amor que es fiel, gratuito y sabe perdonar. En Oseas tenemos un hermoso ejemplo del amor de Dios, comparado con el de un padre hacia su hijo: «Cuando Israel era niño, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. Pero cuanto más los llamaba, más se alejaban de mí; […] ¡Y yo había enseñado a caminar a Efraím, lo tomaba por los brazos! Pero ellos no reconocieron que yo los cuidaba. Yo los atraía con lazos humanos, con ataduras de amor; era para ellos como los que alzan a una criatura contra sus mejillas, me inclinaba hacia él y le daba de comer» (Os 11,1-4). A pesar de la actitud errada del hijo, que bien merecería un castigo, el amor del padre es fiel y perdona siempre a un hijo arrepentido. Como vemos, en la misericordia siempre está incluido el perdón; ella «no es una idea abstracta, sino una realidad concreta con la cual Él revela su amor, que es como el de un padre o una madre que se conmueven en lo más profundo de sus entrañas por el propio hijo. […] Proviene desde lo más íntimo como un sentimiento profundo, natural, hecho de ternura y compasión, de indulgencia y de perdón» (Misericordiae Vultus, 6).

El Nuevo Testamento nos habla de la divina misericordia (eleos) como síntesis de la obra que Jesús vino a cumplir en el mundo en el nombre del Padre (cfr. Mt 9,13). La misericordia de nuestro Señor se manifiesta sobre todo cuando Él se inclina sobre la miseria humana y demuestra su compasión hacia quien necesita comprensión, curación y perdón. Todo en Jesús habla de misericordia, es más, Él mismo es la misericordia.

En el capítulo 15 del Evangelio de Lucas podemos encontrar las tres parábolas de la misericordia: la de la oveja perdida, de la moneda perdida y aquélla que conocemos como la del “hijo pródigo”. En estas tres parábolas nos impresiona la alegría de Dios, la alegría que Él siente cuando encuentra de nuevo al pecador y le perdona. ¡Sí, la alegría de Dios es perdonar! Aquí tenemos la síntesis de todo el Evangelio. «Cada uno de nosotros es esa oveja perdida, esa moneda perdida; cada uno de nosotros es ese hijo que ha derrochado la propia libertad siguiendo ídolos falsos, espejismos de felicidad, y ha perdido todo. Pero Dios no nos olvida, el Padre no nos abandona nunca. Es un padre paciente, nos espera siempre. Respeta nuestra libertad, pero permanece siempre fiel. Y cuando volvemos a Él, nos acoge como a hijos, en su casa, porque jamás deja, ni siquiera por un momento, de esperarnos, con amor. Y su corazón está en fiesta por cada hijo que regresa. Está en fiesta porque es alegría. Dios tiene esta alegría, cuando uno de nosotros pecadores va a Él y pide su perdón» (Ángelus, 15 de septiembre de 2013).

La misericordia de Dios es muy concreta y todos estamos llamados a experimentarla en primera persona. A la edad de diecisiete años, un día en que tenía que salir con mis amigos, decidí pasar primero por una iglesia. Allí me encontré con un sacerdote que me inspiró una confianza especial, de modo que sentí el deseo de abrir mi corazón en la Confesión. ¡Aquel encuentro me cambió la vida! Descubrí que cuando abrimos el corazón con humildad y transparencia, podemos contemplar de modo muy concreto la misericordia de Dios. Tuve la certeza que en la persona de aquel sacerdote Dios me estaba esperando, antes de que yo diera el primer paso para ir a la iglesia. Nosotros le buscamos, pero es Él quien siempre se nos adelanta, desde siempre nos busca y es el primero que nos encuentra. Quizás alguno de ustedes tiene un peso en el corazón y piensa: He hecho esto, he hecho aquello… ¡No teman! ¡Él les espera! Él es padre: ¡siempre nos espera! ¡Qué hermoso es encontrar en el sacramento de la Reconciliación el abrazo misericordioso del Padre, descubrir el confesionario como lugar de la Misericordia, dejarse tocar por este amor misericordioso del Señor que siempre nos perdona!

Y tú, querido joven, querida joven, ¿has sentido alguna vez en ti esta mirada de amor infinito que, más allá de todos tus pecados, limitaciones y fracasos, continúa fiándose de ti y mirando tu existencia con esperanza? ¿Eres consciente del valor que tienes ante Dios que por amor te ha dado todo? Como nos enseña San Pablo, «la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores» (Rom 5,8). ¿Pero entendemos de verdad la fuerza de estas palabras?

Sé lo mucho que ustedes aprecian la Cruz de las JMJ – regalo de San Juan Pablo II – que desde el año 1984 acompaña todos los Encuentros mundiales de ustedes. ¡Cuántos cambios, cuántas verdaderas y auténticas conversiones surgieron en la vida de tantos jóvenes al encontrarse con esta cruz desnuda! Quizás se hicieron la pregunta: ¿De dónde viene esta fuerza extraordinaria de la cruz? He aquí la respuesta: ¡La cruz es el signo más elocuente de la misericordia de Dios! Ésta nos da testimonio de que la medida del amor de Dios para con la humanidad es amar sin medida! En la cruz podemos tocar la misericordia de Dios y dejarnos tocar por su misericordia. Aquí quisiera recordar el episodio de los dos malhechores crucificados junto a Jesús. Uno de ellos es engreído, no se reconoce pecador, se ríe del Señor; el otro, en cambio, reconoce que ha fallado, se dirige al Señor y le dice: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a establecer tu Reino». Jesús le mira con misericordia infinita y le responde: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso» (cfr. Lc 23,32.39-43). ¿Con cuál de los dos nos identificamos? ¿Con el que es engreído y no reconoce sus errores? ¿O quizás con el otro que reconoce que necesita la misericordia divina y la implora de todo corazón? En el Señor, que ha dado su vida por nosotros en la cruz, encontraremos siempre el amor incondicional que reconoce nuestra vida como un bien y nos da siempre la posibilidad de volver a comenzar.

3. La extraordinaria alegría de ser instrumentos de la misericordia de Dios.
La Palabra de Dios nos enseña que «la felicidad está más en dar que en recibir» (Hch 20,35). Precisamente por este motivo la quinta Bienaventuranza declara felices a los misericordiosos. Sabemos que es el Señor quien nos ha amado primero. Pero sólo seremos de verdad bienaventurados, felices, cuando entremos en la lógica divina del don, del amor gratuito, si descubrimos que Dios nos ha amado infinitamente para hacernos capaces de amar como Él, sin medida. Como dice San Juan: «Queridos míos, amémonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios, y el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. […] Y este amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero, y envió a su Hijo como víctima propiciatoria por nuestros pecados. Queridos míos, si Dios nos amó tanto, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros» (1 Jn 4,7-11).

Después de haberles explicado a ustedes en modo muy resumido cómo ejerce el Señor su misericordia con nosotros, quisiera sugerirles cómo podemos ser concretamente instrumentos de esta misma misericordia hacia nuestro prójimo.

Me viene a la mente el ejemplo del beato Pier Giorgio Frassati. Él decía: «Jesús me visita cada mañana en la Comunión, y yo la restituyo del mísero modo que puedo, visitando a los pobres». Pier Giorgio era un joven que había entendido lo que quiere decir tener un corazón misericordioso, sensible a los más necesitados. A ellos les daba mucho más que cosas materiales; se daba a sí mismo, empleaba tiempo, palabras, capacidad de escucha. Servía siempre a los pobres con gran discreción, sin ostentación. Vivía realmente el Evangelio que dice: «Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto» (Mt 6,3-4). Piensen que un día antes de su muerte, estando gravemente enfermo, daba disposiciones de cómo ayudar a sus amigos necesitados. En su funeral, los familiares y amigos se quedaron atónitos por la presencia de tantos pobres, para ellos desconocidos, que habían sido visitados y ayudados por el joven Pier Giorgio.

A mí siempre me gusta asociar las Bienaventuranzas con el capítulo 25 de Mateo, cuando Jesús nos presenta las obras de misericordia y dice que en base a ellas seremos juzgados. Les invito por ello a descubrir de nuevo las obras de misericordia corporales: dar de comer a los hambrientos, dar de beber a los sedientos, vestir a los desnudos, acoger al extranjero, asistir a los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos. Y no olvidemos las obras de misericordia espirituales: aconsejar a los que dudan, enseñar a los ignorantes, advertir a los pecadores, consolar a los afligidos, perdonar las ofensas, soportar pacientemente a las personas molestas, rezar a Dios por los vivos y los difuntos. Como ven, la misericordia no es “buenismo”, ni un mero sentimentalismo. Aquí se demuestra la autenticidad de nuestro ser discípulos de Jesús, de nuestra credibilidad como cristianos en el mundo de hoy.

A ustedes, jóvenes, que son muy concretos, quisiera proponer que para los primeros siete meses del año 2016 elijan una obra de misericordia corporal y una espiritual para ponerla en práctica cada mes. Déjense inspirar por la oración de Santa Faustina, humilde apóstol de la Divina Misericordia de nuestro tiempo:

«Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos, para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarla […]

A que mis oídos sean misericordiosos para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos […]

A que mi lengua sea misericordiosa para que jamás hable negativamente de mis prójimos sino que tenga una palabra de consuelo y perdón para todos […]

A que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras […]

A que mis pies sean misericordiosos para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio […]

A que mi corazón sea misericordioso para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo»
(Diario 163).

El mensaje de la Divina Misericordia constituye un programa de vida muy concreto y exigente, pues implica las obras. Una de las obras de misericordia más evidente, pero quizás más difícil de poner en práctica, es la de perdonar a quien te ha ofendido, quien te ha hecho daño, quien consideramos un enemigo. «¡Cómo es difícil muchas veces perdonar! Y, sin embargo, el perdón es el instrumento puesto en nuestras frágiles manos para alcanzar la serenidad del corazón. Dejar caer el rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices» (Misericordiae Vultus, 9).

Me encuentro con tantos jóvenes que dicen estar cansados de este mundo tan dividido, en el que se enfrentan seguidores de facciones tan diferentes, hay tantas guerras y hay incluso quien usa la propia religión como justificación para la violencia. Tenemos que suplicar al Señor que nos dé la gracia de ser misericordiosos con quienes nos hacen daño. Como Jesús que en la cruz rezaba por aquellos que le habían crucificado: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). El único camino para vencer el mal es la misericordia. La justicia es necesaria, cómo no, pero ella sola no basta. Justicia y misericordia tienen que caminar juntas. ¡Cómo quisiera que todos nos uniéramos en oración unánime, implorando desde lo más profundo de nuestros corazones, que el Señor tenga misericordia de nosotros y del mundo entero!

4. ¡Cracovia nos espera!
Faltan pocos meses para nuestro encuentro en Polonia. Cracovia, la ciudad de San Juan Pablo II y de Santa Faustina Kowalska, nos espera con los brazos y el corazón abiertos. Creo que la Divina Providencia nos ha guiado para celebrar el Jubileo de los Jóvenes precisamente ahí, donde han vivido estos dos grandes apóstoles de la misericordia de nuestro tiempo. Juan Pablo II había intuido que este era el tiempo de la misericordia. Al inicio de su pontificado escribió la encíclica Dives in Misericordia. En el Año Santo 2000 canonizó a Sor Faustina instituyendo también la Fiesta de la Divina Misericordia en el segundo domingo de Pascua. En el año 2002 consagró personalmente en Cracovia el Santuario de Jesús Misericordioso, encomendando el mundo a la Divina Misericordia y esperando que este mensaje llegase a todos los habitantes de la tierra, llenando los corazones de esperanza: «Es preciso encender esta chispa de la gracia de Dios. Es preciso transmitir al mundo este fuego de la misericordia. En la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz, y el hombre, la felicidad» (Homilía para la Consagración del Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia, 17 de agosto de 2002).

Queridos jóvenes, Jesús misericordioso, retratado en la imagen venerada por el pueblo de Dios en el santuario de Cracovia a Él dedicado, les espera. ¡Él se fía de ustedes y cuenta con ustedes! Tiene tantas cosas importantes que decirle a cada uno y cada una de ustedes… No tengan miedo de contemplar sus ojos llenos de amor infinito hacia ustedes y déjense tocar por su mirada misericordiosa, dispuesta a perdonar cada uno de sus pecados, una mirada que es capaz de cambiar la vida de ustedes y de sanar sus almas, una mirada que sacia la profunda sed que demora en sus corazones jóvenes: sed de amor, de paz, de alegría y de auténtica felicidad. ¡Vayan a Él y no tengan miedo! Vengan para decirle desde lo más profundo de sus corazones: “¡Jesús, confío en Ti!”. Déjense tocar por su misericordia sin límites, para que ustedes a su vez se conviertan en apóstoles de la misericordia mediante las obras, las palabras y la oración, en nuestro mundo herido por el egoísmo, el odio y tanta desesperación.

Lleven la llama del amor misericordioso de Cristo – del que habló San Juan Pablo II – a los ambientes de su vida cotidiana y hasta los confines de la tierra. En esta misión, yo les acompaño con mis mejores deseos y mi oración, les encomiendo todos a la Virgen María, Madre de la Misericordia, en este último tramo del camino de preparación espiritual hacia la próxima JMJ de Cracovia, y les bendigo de todo corazón.

Desde el Vaticano, 15 de agosto de 2015
Solemnidad de la Asunción de la Virgen María

FRANCISCO

Fuente: ACIPRENSA jmj

Cine

  • m_cartel-lateoriadeltodo

    Título original

    The Theory of Everything

  • Dirección James Marsch

  • Guión Anthony McCarten (de la autobiografía de Jane Hawking)

  • País Gran Bretaña

  • Año 2014

  • Duración 123 min.

  • Reparto

    Eddie Redmaine, Felicity Jones, Charlie Cox, David Thewlis, Emily Watson, Simon McBurney

  • Sinopsis

    Lejos de todo lo escrito sobre esta película, lo que aquí se narra es la historia de una mujer y un hombre que tuvieron que luchar con una discapacidad física provocada por una enfermedad. Lo que hace de esta historia algo especial es que está basada en una novela autobiográfica y que el personaje en cuestión es Jane Hawking, la que fue esposa del famoso astrofísico Stephen Hawking. Al comienzo de la cinta se nos presenta a un joven Stephen estudiante en Cambridge, con cara de despistado, pero con una capacidad sobrehumana para comprender la física y el universo. Jane y él se conocen y comienzan una relación. Pero una enfermedad degenerativa y mortal, con una esperanza de vida de dos años, se hace con él. Lo que veremos a continuación será una lucha de superación donde los dos protagonistas se van amando y desgastando con el paso del tiempo y conforme la enfermedad va tomando fuerza. Lo que comenzó con una esperanza de vida de dos años acaba alargándose en el tiempo y provoca que los personajes, reales por otra parte, vayan también orientando sus expectativas y separándose cada vez más, al tiempo que el genio va creciendo y haciéndose un lugar en la historia de los hombres más inteligentes de la historia.

Compromiso misionero

Programa 7: Evangelización de los alejados

I. Taller capacitación para el trabajo con jóvenes en situaciones de riesgo (pandillerismo y drogadicción).

El objetivo del taller es formar agentes de evangelización con liderazgo en la calle para atender a jóvenes en situaciones críticas de pandillerismo y drogadicción. El taller se desarrolla en cuatro sesiones:

Sesión 1 -Que es una pandilla -Tipos de pandillas en América -Códigos de barrio que manejan -El pandillero desde el evangelio

Sesión 2 -Que son las drogas -Como se clasifican -Que drogas consumen más los pandilleros -Testimonio de un ex drogadicto -Factores de riesgo y de protección

Sesión 3 -Como llegar al pandillero -Explicación de la metodología de Raza Nueva en Cristo. -Que se hace y que no se hace -Predicaciones

Sesión 4 -Recorrido a algún barrio de parroquia, para poner en práctica la teoría ya aprendida.

II. Campamentos Juveniles para “Bandas Unidas”

Centro de Comunión Eclesial y Social en comunión con el programa PAGE (Programa de Apoyo a los Grupos de las Esquinas) de las Hermanas de la Compañía María de Nazaret. Invitamos a los jóvenes de nuestra Diócesis que deseen trabajar en este sector de la juventud.

III. Jóvenes de Dios en Misión.

Promover entre los jóvenes el proyecto de misión permanente que el Departamento de Misiones ofrece para capacitar a los grupos juveniles para que realicen misión en los sectores parroquiales.

Programa 8: Concientización y participación en la transformación social.

I. Mano con mano, ayudemos de corazón.

En conjunto con Cáritas de Monterrey y Grupo Multimedios, se organiza una colecta de ropa, alimentos y medicinas para ayudar a los más necesitados de nuestra Arquidiócesis. De lo recaudado, el 50% se otorga a las parroquias para apoyo a los más desfavorecidos de la comunidad, y el otro 50% es destinado a Cáritas de Monterrey.

II. Misión de invierno.

Promover entre los jóvenes el proyecto de misión permanente que el Departamento de Misiones ofrece para capacitar a los grupos juveniles para que realicen misión en los sectores parroquiales.

Formación bíblica

Programa 6: Promoción de la espiritualidad cristiana.

I. Retiro-Taller “Conéctate al espíritu, la Casa en que Vivo”.

Retiro con duración de un fin de semana en el que los jóvenes coordinadores aprenden a estar a solas con Dios, creando espacios de silencio exterior y ejercitando el recogimiento interior. Además, los coordinadores reciben su Cruz de la Pastoral Juvenil como signo de pertenencia y entrega en su misión.

II. Escuela Bíblica para Jóvenes. Tiene como objetivo el brindar a los coordinadores de los grupos juveniles un taller que les acerque a la Palabra de Dios y les brinde una visión global sobre la Historia de la Salvación contenida en la Biblia. Material del curso: 1. Biblia Latinoamericana 2. Libro de “La Palabra nos congrega” del Pbro. Lic. Carlos Junco Garza y Mons. Ruy Rendón Leal. El Taller de Biblia tiene una duración total de 30 sesiones. Abarca del Génesis al Apocalipsis y es impartido semanalmente.

III. Taller de Lectio Divina. Es un proyecto de Evangelización para jóvenes, fundamentado en la Lectio Divina del Ciclo Litúrgico correspondiente. El objetivo es fortalecer el encuentro con Jesucristo a través de la Sagrada Escritura y que, al finalizar el taller, los participantes se comprometan a formar círculos bíblicos para jóvenes en las comunidades parroquiales. El Taller se realiza anualmente.

 

Vivencia comunitaria

Programa 2:

Formación, acompañamiento y animación de agentes de pastoral.

I. Diplomado de Pastoral Juvenil

El Diplomado en Pastoral Juvenil es una oferta de formación para coordinadores, animadores o asesores de grupos juveniles, que quieren dar un servicio de mayor calidad en sus parroquias o movimientos. Consta de los siguientes módulos: Módulo I: La Pastoral Juvenil en la Iglesia. Módulo II: La programación en la Pastoral Juvenil. Módulo III: El Grupo dentro de la Pastoral Juvenil. Módulo IV: Acompañamiento, identidad y misión del asesor y coordinador en la Pastoral Juvenil. Módulo V: La dimensión litúrgica en los grupos juveniles. Módulo VI: La dimensión catequética en la Pastoral Juvenil. Módulo VII: La dimensión social en la Pastoral Juvenil. Módulo VIII: Las diferentes metodologías, técnicas y herramientas didácticas.

 

II. Taller para Asesores de Juventud (ASEJUV)

Taller de formación para jóvenes adultos o matrimonios jóvenes, que acompañan a los grupos y movimientos juveniles. Consta de cuatro módulos… Módulo I: La identidad del asesor de grupos juveniles (su SER). Módulo II: La formación del asesor de grupos juveniles (su SABER). Módulo III: La acción pastoral del asesor de juventud (su SABER HACER). Módulo IV: La asesoría de los grupos juveniles como ministerio eclesial.

 

Programa 3: Organización e integración de estructuras pastorales.

I. Reunión mensual con jóvenes coordinadores de decanatos.

El objetivo de esta reunión, es favorecer un espacio para que los jóvenes delegados de decanatos y movimientos, revisen, aporten, acompañen y promuevan el caminar de la pastoral juvenil diocesana.

 

Programa 4: Espacios de Fe y Vida para los Jóvenes.

I. Encuentro anual del Arzobispo con los jóvenes.

Es la reunión anual donde el Obispo convoca a los jóvenes de nuestra Arquidiócesis para con ellos, orar, reflexionar y compartir sus enseñanzas.

 

II. La Jugada del Año.

Torneo deportivo a nivel diocesano que promueve la comunión en los decanatos y movimientos juveniles, es además, una manifestación de comunión diocesana. Anterior a la realización de este evento, se realizan eliminatorias por decanato.

 

III. Peregrinación Nacional Juvenil al Cerro del Cubilete.

Cada año en el mes de enero, más de 850 jóvenes de nuestra Arquidiócesis, participan en la peregrinación al Cristo de la montaña, en Silao, Guanajuato en la que participan más de 30,000 jóvenes de todo el país. La misa la preside el Nuncio Apostólico.

 

IV. Jornada Mundial de la Juventud.

Nos unimos a miles de jóvenes de todo el mundo, para compartir, celebrar y meditar sobre el mensaje que el Papa elige para este encuentro mundial. Se realiza cada dos o tres años.

 

V. Corre sin miedo, Ora por México. Actividad en donde los jóvenes de nuestra Arquidiócesis dan testimonio público de su fe y de que son capaces de responder cristianamente a los desafíos de nuestro tiempo, siendo portavoces de lo que creemos y queremos, un México seguro y sin violencia para lograr tan anhelada paz y armonía en Cristo.

 

Programa 5:

Vinculación con otras áreas de pastoral.

 

I. Marcha Juvenil Vocacional

La Pastoral juvenil y el Centro Vocacional, convocamos y organizamos la peregrinación anual a la Basílica de Guadalupe, en la que los jóvenes reflexionan sobre el aspecto vocacional. Se celebra., el primer domingo del mes de septiembre.

 

II. Semana de la Familia

En comunión con la Pastoral Familiar y el Departamento de Catequesis promover la Semana de la Familia en nuestras parroquias.

 

III. Rosario en Familia

Es un enlace entre la Semana de la Familia y el Festival Despierta en donde impregnamos a la sociedad regiomontana de AMOR que nos trae la unión con Dios a través de la Oración. Por parroquias o decanatos se organiza un rosario a las 3:00 p.m. después de haber tocado las campanas de las iglesias de toda la Arquidiócesis.

 

IV: Festival, Familia Despierta

La Pastoral Juvenil participa activamente en la organización del festival católico DESPIERTA, que organiza la Arquidiócesis de Monterrey y que ofrece, a través de la música, la oración y la comunión, un espacio de reflexión, alegría y convivencia, haciendo énfasis en un tema de importancia a nivel social y eclesial.

 

Experiencia kerygmática

 

Programa 1:

Evangelización integral del joven

 

I. Materiales de evangelización por tiempo litúrgico.

Son diversos materiales de evangelización que buscan ser un apoyo para los asesores o coordinadores de grupos juveniles para que realicen retiros o actividades de reflexión y oración en el Adviento, Navidad, Cuaresma, y Pentecostés.

II. Taller de Procesos de Educación en la Fe.

El objetivo de este taller es que los coordinadores de grupos juveniles, conozcan y experimenten las dimensiones de la formación integral a través de una vivencia de la pedagogía de Jesús, que utilicen nuevos métodos y transmitan información clara, para que asuman el compromiso de implementarlo en sus grupos. Este Taller puede ayudar a todos aquellos coordinadores que deseen ofrecer un proceso de educación en la fe que posea integralidad y gradualidad.

III. Taller de Responsabilidad Social.

El objetivo de este taller es concientizar a los coordinadores sobre la necesidad de animar la responsabilidad social en sus grupos haciéndoles vivir una metodología en la cual descubran desde la mirada de Jesús a los más alejados de su comunidad, para que así se comprometan a aplicarla en sus realidades específicas. Este Taller va dirigido a todos aquellos coordinadores que estén conscientes que la dimensión Apostólica es parte de la formación integral y gradual de los grupos juveniles.

IV. Taller de Revitalización de la Pastoral Juvenil.

Nos unimos al caminar Latinoamericano, Nacional y Provincial, presentando el Proyecto de la Revitalización de la Pastoral Juvenil a coordinadores de grupos juveniles de los decanatos, a la manera de Jesús en el encuentro con los discípulos de Emaús. Objetivo general: Revitalizar la Pastoral Juvenil, partiendo de la vida de los jóvenes en sus distintos contextos y, desde una profunda experiencia de encuentro con Cristo, suscite procesos de conversión personal, pastoral y eclesial, para que contando con orientaciones pastorales asumamos e impulsemos la Misión Permanente.

1 2